· 

MOVEMBER: Un bigote por la salud masculina

Ya estamos en noviembre y, por estos lares, los chicos de la casa ya tienen su bigote. Porque éste es el mes del mostacho como símbolo para concienciar sobre la necesidad de poner el foco en la salud masculina. Es decir, para evitar que los hombres mueran demasiado pronto.

 

masculinidades, Movember, Aradia Coop., feminismo, Aradia

¡Déjate bigote!

Pero, ¿qué es Movember? Era difícil anticipar la repercusión que iba a tener la idea de un grupo de jóvenes australianos cuando, allá por el 2003, decidieron dejar crecer sus bigotes para reivindicar el añorado estilo masculino de los ‘80. Un año después, esta iniciativa va a convertirse en la Fundación Movember [anglicismo fruto de combinar las palabras MOustache (bigote) y NoVEMBER (noviembre)] con el fin de sensibilizar sobre algunos problemas de salud que impactan con fuerza entre la población masculina. Desde entonces, los conocidos como Mo Bros y Mo Sistas han puesto en marcha numerosas campañas y logrado recaudar más de 600 millones de euros a lo largo del globo para intentar dar solución a enfermedades como:

 

  •  El cáncer de próstata, que es el segundo tipo de cáncer más común en los hombres de todo el mundo.
  • El cáncer de testículos que afecta, especialmente, entre hombres de 18 a 39 años.
  •  La salud mental con el fin de disminuir la brutal tasa de suicidios masculinos.
  • La inactividad física para animar a moverse diariamente.

 

Por ello, noviembre es un buen mes para replantear la necesidad de reinventar la idea de qué entendemos por ser hombre. Pues ciertos roles y valores ligados a la masculinidad hegemónica (y fuertemente naturalizados en nuestras sociedades) ayudan a una muerte prematura (6 años menos de esperanza de vida a nivel mundial) o a una vida con una menor calidad de vida que la de las mujeres.

 

     Hablamos, por ejemplo, del mito de la agresividad, la competitividad o la invulnerabilidad que está relacionada con un elevado número de accidentes de tráfico, de muertes violentas así como de una mayor tasa de adicciones.

 

     Nos referimos, también, a la ficción de la autonomía o de la frialdad que se liga a la contención de las emociones y a la incapacidad de pedir ayuda. Un tabú que lleva a detectar (en ocasiones, demasiado) tarde enfermedades como el cáncer de próstata o la depresión.

 

     Algo que se entremezcla y agrava con ciertos arquetipos como el de cabeza de familia sustentador que termina siendo un cóctel devastador en situaciones de desempleo o de dificultades económicas. Esto es palpable en la gran diferencia de suicidios entre hombres y mujeres. Por ejemplo, en Europa, el ratio de suicidio por mujeres es 4,9 por cada 100.000 habitantes, mientras que el de los hombres se alza a 20.

 

Algunas campañas en el marco de November

 

Por eso, noviembre es un buen mes para lucir bigote y para recordar (o ayudar a recordar a nuestros chicos, a todos los hombres que tenemos alrededor) que es necesario hablar más y más libremente (¡también entre vosotros!) y soltar esas emociones que tantas veces se guardan por temor a parecer vulnerable. Que no pasa nada por pedir ayuda a la gente que tenéis alrededor. Que hay que pasarse por la consulta médica si pensáis que algo no va bien. Que tenéis que buscar un ratito al día para moverse… En definitiva, ¡que el auto-cuidado también es parte de ser un hombre!

 

Para más información visita:

 

https://es.movember.com

 

 

 

Delicia Aguado Peláez, Aguado-Peláez, Aradia, Aradia Coop.,

Escribir comentario

Comentarios: 0