Nuestros cuerpos, nuestros miedos, nuestros derechos... son políticos

Desde que el pasado 6 de septiembre Kate Millet nos dijo adiós, no ha dejado de repetirse esa revulsiva idea de que "lo personal es político". Una sentencia que tanto nos permitió avanzar como sociedad y que, todavía hoy, sigue siendo necesario reivindicar. Y es que, desde contextos y situaciones heterogéneas, las mujeres nos seguimos peleando porque las consideradas como problemáticas "femeninas" accedan al debate público. Porque todavía existe un patriarcado que insiste en mantener un binominio que nos aísla en lo individual y nos aprisiona en lo privado.

 

No podemos decir que la estrategia no haya tenido éxito, pero desde los feminismos hemos ido debilitando el sistema y hemos pintado las paredes de ciudades y pueblos con nuestra sangre menstrual. Nos hemos ido reapropiando de nuestros cuerpos y sexualidades e increpando (cada vez más fuerte y alto) a quienes quieren controlarlos. Estamos reivindicando un cambio en ese sistema biocida (como lo califica Amaia Pérez Orozco) conformado por el capitalismo heteropatriarcal. Y, así, transformando la tan acertada reflexión de la propia Millet ("mientras nosotras amábamos, ellos gobernaban"), gobernando mientras nos amamos y nos cuidamos.

 

Ilustración de Malaimagen: http://malaimagen.com/

Mañana, sábado 9 de septiembre, es otro buen momento para unirnos y volver a denunciar que sí, "lo personal es político". No soy experta en cuestiones judiciales, pero sí sé que no podemos consentir que se disfrace como problema individual una cuestión que nos afecta a todas y todos como sociedad. Porque el machismo impregna todas las instituciones que nos rodean y la justicia, en su ceguera disfrazada de neutralidad, no es ajena. Y en las casas y en las calles, que un hombre maltrate a una mujer no puede convertirse en recurso educativo. O ¿es que queremos reforzar en nuestros entornos la violencia y la dominación como principios? La respuesta es no. O al menos la mía. Así que mañana me iré a la plaza Moyúa, aquí en Bilbao, a gritar que "un maltratador nunca puede ser un buen padre". Ni de lejos.

 

 

violencia machista, juana rivas, lucha feminista

Convocatoria de la concentración del 9 de septiembre en apoyo de Juana Rivas y contra el derecho de los padres maltratadores a la custodia de sus hijas e hijos. Más información de actos en otras ciudades: https://www.lahaine.org/mm_ss_est_esp.php/9-de-septiembre-movilizaciones-en

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0