· 

Big Mouth o porqué me hubiera gustado ver esta serie mucho (mucho) antes

¿Habéis visto Big Mouth? ¿No? Pues corred a Netflix, estáis tardando en darle una oportunidad. Y si, además, estáis como estamos por estos lares, ya insertos en la temporada peli y mantina, pues os adelanto un planazo para este fin de semana (y si estáis en el otro hemisferio también, ¿cuándo Netflix deja de ser buen plan?).

 

Connie y Maurice. © Netflix.

Porque esta serie animada no va a tardar en ganar tu corazón, aunque no apelando a la nostalgia o al romanticismo precisamente. Big Mouth se centra en la vida de Andrew (John Mulaney), Jay (Jason Mantzoukas), Jessi (Jessi Klein), Missy (Jenny Slate) y Nick (Nick Kroll). Un grupo de pre-adolescentes que dan el salto a la juventud y, con ello, dan la bienvenida a ese cóctel hormonal que va modificar todo su cuerpo y, además, inaugurar su deseo sexual. Y no lo hacen de cualquier forma sino que son guiados por el Monstruo y la Monstrua (¿por qué monstruo no tiene construcción femenina en castellano?) de las Hormonas, Maurice y Connie. Pero, vamos por el principio. El tráiler:

 

Trailer de Big Mouth. Versión original subtitulada ¿No te dan ganas de darle una oportunidad?

Como habéis podido comprobar "el hada de la adolescencia" no encarna la sutileza porque, como no podía ser de otra forma hablando de hormonas, Maurice (y también Connie) está ahí para hablar claro y crear confusión y mucho (mucho) deseo sexual. Y, mientras vemos cómo se producen estos cambios, se introducen un montón de temáticas centrales en la vida: la amistad, el bulling, el divorcio, el noviazgo, la popularidad, las relaciones familiares... Pero, sobre todo, la comprensión de nuestros cuerpos y nuestras sexualidades. Y con ello, las dudas sobre la identidad sexual, la masturbación, la pornografía, la regla...

"Falopian, what a savory word". Episodio 1. Ejaculation.

Y, aquí, me gustaría detenerme un momento en Jessi porque, seamos realistas, si los tabúes que recaen sobre los cuerpos, en general, son brutales, los que recaen sobre los cuerpos de las mujeres son mucho mayores. Hablamos de tabúes, claro, siempre y cuando no estén destinados a alimentar el placer de la mirada masculina, como diría nuestra querida Laura Mulvey, que de eso la televisión está sobrada (y no, no solo la HBO). Bueno pues Jessi (junto a Missy) va a ser la encargada de encarnar los cambios en un cuerpo de mujer, siempre bajo la atenta mirada de Connie. El primer episodio que protagoniza va a sufrir (sí sufrir y públicamente) su primera regla, de la que podrá hablar incluso con la Estatua de la Libertad.

 

La estatua de la Libertad también tiene algo que decir en esto de ser mujer. Episodio 2. Everybody bleeds.

Bueno digo "incluso" por lo especial que tiene compartir con esa híper-mujer este momento, no precisamente porque sea un tema de ascensor. ¿No me creéis? Mirad la reacción de Andrew... seguro que no es el único que iba a reaccionar así:

Otro fragmento del segundo capítulo, la noticia llega a Andrew... ¿Periodo? Puag...

En V.O. con subtítulos en inglés (lo sentimos, no hubo forma de encontrarlo en castellano).

Un momento que inaugura su adolescencia y que va a hacer que entre en cólera, que llore desconsoladamente o que odie a su madre. Pero Connie está también ahí para enseñarle la parte buena de ser mujer y, con ello, a explorarse y a masturbarse.

 

¿No me diréis que Connie no es maravillosa?

Así, la escena en el que la protagonista conoce sus genitales que le harán el "Grand Tour" es imperdible. Y es imperdible porque las ficciones expulsan de forma sistemática temáticas como la menstruación o el placer femenino ya que, como descubren los chicos de la serie, “girls get horny, too”. Sí, en serio, las mujeres también nos ponemos cachondas. De hecho, os dejamos el fragmento en versión original con subtítulos en inglés (pero ya os adelantamos que es en el quinto episodio, ¡corred, corred a verlo entero!):

 

Episodio 5. Girls are Horny Too.

En definitiva, el cuarteto conformado por Andrew Goldberg, Jennifer Flackett, Mark Levin y Nick Kroll han sido capaces de imaginar una de las apuestas irreverentemente fantástica de la temporada, en el que cada chiste se convierte en una llave para abrir esos baúles donde encerramos todo aquello que tiene que ver con nuestros cuerpos y nuestras sexualidades. Una vuelta a esa adolescencia para hacernos recordar con una sonrisa los años pasados y, por una vez, sintamos que ser viejo(ven) tiene su parte positiva. Mientras que ponemos (por fin) cara a esa Monstrua que nos lleva acompañando tanto tiempo y que, al menos ahora, puedo culpar de mis pequeños estallidos de ira.

 

Big Mouth, Estudios Culturales, Delicia Aguado Peláez, Aradia, Aradia Coop., Sexualidad, Pubertad, Adolescencia, Series de televisión, series, TV series, Cultural Studies, Sexuality, Tabú, cuerpos, TV Series, Netflix

Connie y Jessi reaccionan © Netflix.

Pero también han sido capaces de crear una guía sincera (bruta y brutal) de la adolescencia. Un mapa para todo aquel inserto en ese proceso de cambio que me hubiera gustado (y mucho) tener a esa edad. Porque sí, es un texto directo. Es gráfico y su lenguaje es duro. Es incluso grosero. Sin embargo, explica cosas que nadie quiere explicar, te pone en situaciones de las que nadie quiere hablar. Y, además, lo hace con humor (salvaje). Así que sí, en mi opinión, debería de ser de obligado cumplimiento en nuestro sistema educativo, si este fuera un poco menos ortodoxo y se escandalizara menos de la sexualidad que de otros aspectos absolutamente asumidos como la discriminación o la violencia. Quién sabe, tal vez en algunos años podamos ver a la chavalería compartiendo libremente unos cambios por los que todas y todos pasamos alguna vez...

 

Escribir comentario

Comentarios: 0