· 

AHS: La serie de los personajes alternos

Acaba de estrenarse en los EE.UU. (el 8 de septiembre en Fox España) la última entrega de American Horror Story (a partir de aquí, AHS) que, a través de once episodios, nos sumergirá en la vida de Ally Mayfair-Richards. La gran Sarah Paulson interpreta a una mujer que, tras los atentados del 11 de septiembre, sufre diferentes fobias que se amplifican tras la victoria del presidente Donald Trump que la envolverán en una vorágine de (supuestas) alucinaciones. Un miedo que, precisamente, es clave en los planes de Kai Anderson, un ferviente seguidor de Trump que nos devuelve a Even Peters como villano.

 

     De este modo, y a la espera para saber que nos espera en esta entrega, aprovechamos para detenernos en una de las antologías más rompedoras de la televisión estadounidense. Pues, historia a historia, la serie se ha convertido en toda una oda a arquetipos de personajes poco convencionales en la televisión estadounidense.

Trailer de AHS: Cult

Y es que las ficciones tienden a estar protagonizadas siempre por el mismo perfil: un hombre con unas características muy concretas: anglosajón, blanco, heterosexual, de mediana edad, totalmente independiente y perteneciente a las clases medias (culturales y económicas). Sin embargo, Ryan Murphy y Brad Falchuck, siguiendo su andadura en Glee, deciden apostar por otro tipo de personajes: los alternos.

     La alteridad hace referencia a la idea del Otro, del diferente, del sometido. En las sociedades, en general, y en la ficción, en particular, es habitual construir (o fortalecer) el grupo, ese nosotros, a través de un tercero. Tal vez el ejemplo más claro sean aquellos supervivientes del Oceanic 815 que se unen frente al clan aborigen que precisamente van a llamar Los Otros (The Others). Pero Lost no es el único donde el miedo a lo distinto se utiliza como motor de la trama. Este esquema se repite en innumerables producciones: desde 24 Homeland confrontando a los EE.UU. con otros países, especialmente el mundo árabe, a Game of Thrones con las diferentes casas o los caminantes blancos.

      Pues bien, en gran medida, el nosotros acostumbra a construirse a través de ese arquetipo anteriormente citado buscando que la audiencia se sienta identificada con él. Fijaos en el perfil de protagonista que domina en buena parte de las principales series de las últimas décadas...

Aradia, Aradia Coop, Aradia Cooperativa, Series de televisión, Breaking Bad, The Walking Dead, Narcos, Dexter, Sons of Anarchy, 24, True Detective, House of Cards, Rick Grimes, Pablo Escobar, Estudios Culturales,  sujeto normativo político, feminismo,

Ejemplos de series lideradas por personajes altamente normativos. 

De izquierda a derecha: Breaking Bad, The Walking Dead, Narcos, Dexter, Sons of Anarchy, 24, True Detective, House of Cards.

Sin embargo, AHS es una de las grandes excepciones y, desde su primera entrega, rompe con este perfil introduciendo a personajes alternos que, además, son representados alejados de estereotipos y apostando por la complejidad. Algo que se puede ver especialmente con el colectivo LGTBI (con Chad y Patrick en Murder House, Lana Winters en Asylum, Dandy Mott y Dell Toledo en Freak Show o Liz Taylor y Tristan Duffy en Hotel) o con personajes con algún tipo de diversidad funcional (con especial fuerza en Freak Show).

 

American Horror Story, AHS, series de televisión, normatividad, feminismo, Aradia, Aradia Coop., Aradia Cooperativa, inclusión, televisión de culto, cult tv, FX, Sarah Paulson, Evan Peters, Ryan Murphy, Brad Falchuck, cult, murder house, coven, asylum

Algunos personajes subalternos de AHS © FX

Mención aparte para las mujeres. AHS es una serie liderada por mujeres fuertes que se alejan de la perfección y capaces de adoptar el papel de heroína y villana. Una gran complejidad y diversidad dibujada desde diferentes físicos, edades, etnias/razas, niveles de independencia, orientación sexual o construcción del género. Una construcción que continua con unas tramas teñidas de lila que introducen temas que van desde el aborto a la maternidad, del amor romántico a la libertad sexual de las mujeres, con una clara apuesta por la denuncia de las sociedades patriarcales que culmina con la oda a la sororidad expuesta en el aquelarre de Coven.

 

AHS, Jude, Asylum, Series de televisión, television series, Aradia Coop., Aradia Cooperativa, Aradia, feminismo, inclusión, análisis, Estudios Culturales, patriarchado,

Sister Jude (Jessica Lange), AHS: Asylum © FX

Terminar con alguna cita especialmente llamativa de Asylum que nos deja frases como la que le espeta la hermana Jude al Dr. Arden "Let me give you fair warning: I always win against the patriarchal male" (AHS: Coven, 201: Welcome to Briarcliff) o la conversación entre Shelley, interna en el psiquiátrico por su ninfomanía y, de nuevo, el médico nazi (AHS: Asylum, 202: Tricks and Treats)**:

     - SHELLEY (S): Come on, Doc. Bend me over a bread rack and pound me into shape.
     - DR. ARTHUR ARDEN (A): You're a dirty little slut with a poisonous tongue.
     - S: I just want to go outside for 15 minutes in the sun. Please. I just want to feel the sun on my skin. I'll do anything.
     - A: No. Whores get nothing.
     - S: Men like sex, no one calls them whores. I hate that word, it's so ugly! I'm into pleasure. Ever since I was five years old, and I slipped my fingers inside for the very first time. I could do it all day. My mother made me wear mittens to bed.
     - A: Because you're a little slut.
     - S: No. Because she didn't understand me. So I ran away from home, met some jazz musicians, real freethinkers. I fell in love with the bass player. Big mistake. As soon as he put a ring on my finger, I was his property. He could screw every Betty in town and I had to stay home and scrub his dirty drawers. So come fleet week... he gets home and finds me in bed with two navy guys. And I told him: 'It's not for self, but for country' He decked me flat out, threw me in the car and locked me in a nuthouse. And the sickest part is, they let him. Because... I like sex. That's my crime.
     - A: Am I supposed to be moved by that pathetic tale of woe?
     - S: Please. I'm just asking for five

Fiona Goode (Jessica Lange), AHS: Coven © FX

Delicia Aguado Peláez, Delicia, Delicia Aguado, Aradia, Aradia Coop., Aradia Cooperativa, Estudios Culturales, Estudios de Género, AHS, American Horror Story, alteridad, feminismo
* Traducción:"Déjame darte una advertencia: Siempre gano contra el macho patriarcal".
** Traducción:
 -SHELLEY (S): Vamos doctor, túmbeme sobre el carro del pan y hágame sudar 
-ARTHUR ARDEN (A): Eres una sucia ramera con una lengua venenosa 
-S: Sólo quiero salir quince minutos y ver el sol, por favor, sólo quiero sentir el sol en mi piel. Haré lo que sea. 
-ANo. Las putas no merecéis nada. 
-S: ¡A los hombres os gusta el sexo y nadie las llama putas! Odio esa palabra, es denigrante. Me gusta
el placer desde que tenía cinco años y probé a meterme los dedos por primera vez. Lo hacía todo el día. Mi madre me ponía manoplas
para dormir. 
-A: Porque eres una zorra. 
-S: No. Porque no podía entenderme. Por eso me fui de casa. Conocí a unos músicos de jazz, muy liberales, y me enamoré del bajista. Mi gran error. En cuanto me puso el anillo me convertí en su propiedad. Él se podía tirar a toda la ciudad y yo tenía que quedarme en casa y lavarle los calzoncillos. La semana de la armada, llegó a casita y me pilló en la cama con dos marineros y le dije: ¡No lo hago por mí, lo hago por el país! Me dio una paliza, me metió en el coche y me encerró en esta casa de locos. Y lo pero es que se lo permitieron porque me gusta el sexo. Ese es mi delito. 
-A: ¿Espera que me conmueva la historia patética de tus miserias? 
-S: Por favor, sólo le pido cinco minutos al sol. Aire fresco...
-A: Me das asco... puta.

*** Para leer más: 

Aguado Peláez, Delicia (2016)Cuando el miedo invade la ficción. Análisis de Perdidos y otros quality drama de la era Post 11S.